Cómo Conectar con Tus Antepasados y Recibir el Gran Amor que Sienten por ti.

Centrémonos en ti un momento. Tú tienes padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y una larga lista de antepasados que se remonta hasta el inicio de la Tierra, e incluso más allá.

Y todos te aman muchísimo.

Da igual que algunos estén aquí físicamente y algunos ya no. Los que aparentemente ya no están te aman igualmente. En cierta manera, incluso te aman más, porque ya no tienen las limitaciones que hay en la Tierra.

Para verlo gráficamente, el amor que hay sobre ti ahora mismo es algo así:

Es hermoso, ¿verdad?

Y no se limita a esto, porque la pirámide de amor que hay sobre ti es aún mucho mayor que la del dibujo. Contiene a todos tus antepasados.

Y todos te aman con toda su alma.

Cómo Conectar con el Amor de Tus Antepasados

Si quieres, puedes hacer una pequeña meditación para conectar con este inmenso amor que te rodea.

Para empezar, simplemente cierra los ojos y piensa en tu padre y en tu madre. No pienses en si lo hicieron bien o mal, sino en lo mucho que te aman. Tanto si están aquí como si no, ellos te aman muchísimo. Siempre lo han hecho y siempre lo harán.

Simplemente relájate unos momentos y siente este amor. (Si te cuesta mucho, puedes hacer este ejercicio para sanar la relación con los padres.)

Luego piensa en tus abuelos. Imagínate que los tienes delante y fíjate en cómo te miran y sonríen. Te aman inmensamente, ¿verdad? Y no es que amen a sus hijos (tus padres), y que a través de ellos te amen a ti; te aman a ti directamente.

Los que aún están en la Tierra tienen las limitaciones que implica vivir aquí, y por esto no siempre pueden mostrar su amor en toda su inmensidad, pero los que ya se han ido son completamente libres. Están de vuelta con la Fuente del Universo y su poder es ilimitado. Pídeles que te abracen, si quieres. Pídeles que te inunden de su amor. Lo harán encantados.

Harán encantados cualquier cosa que sea buena para ti. Desean que seas feliz por encima de cualquier otra cosa en este mundo.

Eres su precioso nieto y te aman con locura.

Luego piensa en tus bisabuelos. Son ocho. Probablemente ya no están aquí contigo, y probablemente a la mayoría de ellos no los llegaste a conocer. Pero esto da igual. Ellos sí te conocen a ti. Y te aman con toda su alma.

Tú eres una de las últimas líneas de su descendencia (si no has tenido hijos, eres la última). Eres el fruto de su trabajo y su amor. Eres la flor que salió de la semilla que plantaron en su momento.

Ellos aman a esta flor con todas sus fuerzas. Te aman a ti con todas sus fuerzas.

Luego puedes pasar tu atención a tus tatarabuelos. Y luego a los padres de tus tatarabuelos. Y luego puedes ir subiendo por tu árbol genealógico hasta donde quieras. Cuanto más alto llegues, más amor sentirás. Puedes llegar hasta el inicio de la humanidad, y verás que actualmente hay millones y millones de almas amándote profundamente.

Son tus antepasados, y te aman inmensamente.

Tú eres su hijo.

¿Puedes sentir este amor?

Es todo para ti.

—–

Fuente: Jan Anguita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s